Seleccionar página

Para planificar la cocina de un restaurante hay que tener en cuenta muchos factores, qué se va a cocinar, cuántos comensales va a tener, si va a haber turnos rotativos, cantidad de personal, tipo de comida a realizar, inversión con la que se cuenta, espacio disponible, si va a tener cámara frigorífica, entre otras cosas. Estas variantes influyen luego en éxito y eficiencia de la cocina.

En muchas oportunidades, las cocinas de los restaurantes no son planificadas de manera consciente para las tareas que se deben realizar. Y esto lleva a varios problemas que van desde cocineros y mozos que se mezclan en un espacio mal distribuido o chefs que hacen malabares para esquivar a sus colegas en una cocina reducida. A estos problemas se deben incluir los riesgos que implican para la limpieza y la correcta manipulación de los alimentos una cocina mal diseñada.

 

Un plan acorde: la clave del éxito

Cuando hablamos de un espacio de cocina estamos pensando en un lugar que necesita de la logística necesaria para poder funcionar correctamente. Cada equipo debe estar pensando con una función y un área determinada de trabajo. El tamaño del espacio, el tipo de platos que se realizan y la cantidad de alimentos que se producen son los puntos sobre los que se debe decidir para planificar una distribución adecuada.

Desde Ingeniería Gastronómica sabemos que llevar las prestaciones de una cocina al máximo es fundamental. Es por ello que contamos con un equipo de proyectistas especialmente formados en optimizar el espacio y sacar el mayor rendimiento de un proyecto. Aparte contamos con una línea de productos que satisfacen eficientemente esta demanda fabricados con materiales duraderos y fáciles de limpiar.

Para diseñar una cocina acorde contamos con un equipo de profesionales  y la experiencia necesaria en la instalación de cocinas para empresas. Lo invitamos a ver nuestros trabajos y, si lo desea, puede enviarnos su proyecto haciendo clic aquí para que desarrollemos una cocina que explote sus funcionalidades al máximo. 

¿Qué tener en cuenta en la planificación de una cocina?

Lograr un balance entre una estética agradable y funcionales clave para crear cocinas armoniosas y acordes al desarrollo de la actividad. Un espacio confortable, seguro y eficiente son las claves para lograr el éxito de su empresa.

Existen algunas preguntas que tenemos que realizarnos antes de pensar el diseño de una cocina: ¿Por dónde se despachan los platos hacia el salón? ¿Qué tipos de plato? ¿Cuánto tiempo de conservación necesitan? ¿Cuánto espacio de almacenamiento voy a necesitar? ¿Dónde distribuyo las mesadas y las cocinas? ¿Será necesario contar con un calienta platos? Además, existen una serie de factores comunes a toda cocina: los pisos deben ser antideslizantes para garantizar la correcta estabilidad y dinámica, se deben colocar rejillas en el piso para una correcta limpieza, los elementos de trabajo deben ser accesibles y los tiempos de desplazamiento deben ser cortos.

Para empezar a responder a estas preguntas vamos a mencionar qué tener en cuenta para cada interrogante.

 

Áreas de trabajo: ¿Qué se hace en cada lugar?

Distinguir y separar las áreas de trabajo ordena las funcionalidades dentro de la cocina y facilita la higiene y la prevención de la contaminación. Existen cinco zonas generales:

  • Preparación: Es el área de manipulación de la materia prima en donde se debe contar con mesadas amplias y fabricadas con materiales inocuos.
  • Cocción: Son los espacios donde se encuentran las cocinas y los hornos. Es el área caliente de la cocina. Dependiendo del tipo de cocina, puede haber una zona de cocina fría separada.
  • Cámaras: Son los espacios de almacenamiento de los alimentos. Se tiene que tener en cuenta el tipo de almacenamiento necesario en cuanto a temperatura y humedad, evaluar si alcanza con un depósito, si es necesario una cámara frigorífica, etc.
  • Almacenaje: Es donde se guardan los utensillos y electrodomésticos antes y después de cada servicio de cocina.
  • Área de lavado: Zona de limpieza donde se debe distinguir el tratamiento sobre los alimentos y sobre la vajilla y utensillos sucios. En muchos casos se requiere de una máquina lavavajillas industrial.

Los espacios que se relacionan continuamente durante el trabajo de la cocina son el área de preparación, cocción y lavado, es por ello que deben formar un triángulo cerrado en la distribución de una cocina. Este triángulo debe mantenerse en una relación fluida y evitar las circulaciones cruzadas del personal de cocina.

Desde estos parámetros y, ajustando la planificación, el tipo de equipos y accesorios necesarios van tomando forma en el proyecto. Una vez que se hayan decidido los aspectos mencionados, podemos empezar a seleccionar los elementos que formaran parte de su cocina.

 

Distribución y tipos de cocina

Al entender la manera en la que funciona la circulación de las distintas áreas dentro de la cocina se puede pensar el formato que ésta tendrá según los siguientes tipos:

En L: El total de las áreas se distribuyen formando un ángulo de 90 grados.

En U: Las áreas forman un espacio más cerrado al estar contenidas en un formato de U.

Además, las cocinas pueden diseñarse de dos formas en función del espacio con el que se cuenta. La distribución de los aparatos puede realizarse de manera mural, esto es, colocando los equipos en una línea de cocción a lo largo de una de las caras de la cocina. La segunda opción es instalarlos en forma de isla, con un punto de cocción central que permite dos frentes de trabajo.

 

La correcta iluminación y ventilación

Estos dos factores son claves para la calidad de trabajo. Dentro de una cocina se manipulan elementos filosos y altas temperaturas que pueden ocasionar accidentes si no se cuenta con la iluminación adecuada. Se deben evitar las sombras en los espacios de trabajo y cada área debe estar reforzada con una iluminación propia.

Una buena ventilación genera un ambiente adecuado de trabajo al circular el aire y evita la contaminación de sabores y los malos olores dentro de nuestra cocina. Se puede ventilar el espacio a través de campanas extractoras y reforzarlo a través del diseño para lograr una óptima circulación óptima del aire. Ambas son igual de importantes y, en cuanto a la campana extractora, debe ser funcional en tamaño, ubicación y potencia al volumen y tipos de platos que se preparan.

 

Contar con el equipo adecuado

Definir el tipo de platos que se preparan nos permite tomar determinadas decisiones. Desde IG fabricamos nuestra propialínea de equipos manteniendo la calidad y la funcionalidad propia de cada uno de nuestros productos. Para el diseño de su cocina usted puede acceder a hornos de distintas dimensiones y tipos de cocción y equipos de refrigeración industrial de varias capacidades y funcionalidades.

A la hora de mantener sus productos, tenemos una amplia gama de equipos de refrigeración industrial. En nuestra oferta contamos con refrigeradores y freezers verticales, exhibidoras y mostradores refrigerados. Cada uno de ellos está fabricado con acero inoxidable facilitando su limpieza y ganando en durabilidad.

 

Profesionales gastronómicos para el diseño de su cocina

En esta nota hicimos un recorrido por los principales puntos que se deben tener en cuenta si lo que desea en planificar una cocina de manera eficiente y exitosa. Tener en cuenta los materiales, los tamaños, la distribución y las actividades específicas le darán a usted los lineamientos necesarios para abocarse a un trabajo provechoso.

Para asesorarse sobre el diseño y los equipos más convenientes para su cocina comuníquese con nosotros al (+54-11) 4754-5000a nuestroWhastapp al 11327-4814 o escribirnos a nuestro correo ventas@ig.com.ar

Esperamos que esta nota haya sido de utilidad.

WhatsApp chat